Destacado

Autores

Comentaristas

dic

18

Embarazo y cesárea

Durante el embarazo de nuestro perro deberemos tomar precauciones y cuidados muy especiales y característicos ya que en ese momento, los animales están muy expuestos a que les suceda algo.

Lo más recomendable es que durante el embarazo, se lleve al animal al veterinario al menos una vez al mes para que se le realicen los controles de rutina.

En cualquiera de estas visitas al veterinario, este puede aconsejarnos que le realicemos una cesárea al perro y aunque nos parezca raro y hasta peligroso, esta es una operación cuya popularidad aumentó mucho en los últimos años, ya que gracias a los avances tecnológicos es una intervención de muy poco riesgo, incluso tiene menos riesgos que un parto natural.

Esta operación es imprescindible para resguardar la vida y salud de nuestro perro en dos casos, la putrefacción fetal, es cuando los cachorros han muerto dentro del vientre de la madre y hay que sacarlos de manera urgente, y la distocia, es la causa más común de las cesáreas caninas y es cuando los fetos son muy grandes, están colocados en mala posición o si la perra tiene canal pélvico reducido o inercia uterina.

Para realizar la operación es necesario realizarle estudios al perro para saber cómo se encuentra físicamente y también conocer bien todos los aspectos de su embarazo como cantidad de fetos, tiempo de los mismos y fecha estimada del parto.

Votación: 3.1/5 (1060 votos cast)


Por Simon 18.706 vistas